¿Cómo llevas las criticas?

gemmapallàs

¿Te gustaría saber como encajar las criticas para que no te afecten de forma negativa? ¿O por el contrario, reconoces que acostumbras a ser tú quien critica y te gustaría saber que significa?

Las críticas son la valoración que hacemos sobre los demás o que los demás hacen sobre nosotros. Esto no tiene porqué ser ni bueno, ni malo, las críticas son simplemente información y el que hará que esta información acabe siendo positiva o negativa, será nuestra interpretación y nuestra actitud ante ellas.

 

CUANDO SOY YO EL QUE CRITICA  

Como hemos dicho, la crítica es información. ¿Y qué información nos da cuando soy yo el que la hace? Seguro que habéis leído en otros post, que todo lo que vemos, nuestra interpretación sobre el mundo, está completamente asociada a nuestras creencias, educación, miedos y experiencias personales. Es cómo si lleváramos unas gafas que no nos permiten ver la realidad, sino nuestra interpretación de la realidad.

Es por eso que yo “interpreto” lo que me llega del mundo, de una forma subjetiva y por lo tanto (también cuando critico) no veo las cosas tal y como son, sino tal y como yo las interpreto con mis gafas personales e intransferibles.

¿Qué dicen de mí mis críticas? No hay una respuesta única, pero todas dicen de nosotros más que de la persona ala cuál criticamos.

  • Falta de aceptación. Es posible que tu forma de hacer las cosas sea muy distinta, que tus valores no sean los de la persona a la que criticas, pero la vida no es una repetición de clones de uno mismo. Es necesario aceptar que hay personas que piensan y viven diferente… Cuando solo empatizamos y aceptamos a los que son como nosotros, poco empatizamos y poco aceptamos… A veces criticamos porque “creemos” que tenemos la razón y que nuestra forma de ver y entender las cosas es la correcta, y por lo tanto, los demás se equivocan. Es arrogante y poco realista por nuestra parte.

 

  • Envidia. Puede que no seas ni consciente, pero muchísimas veces nuestro inconsciente siente rabia y juzga con dureza, cuando aquello que ve, es justamente lo que quisiera para él. Muchas veces el más infeliz en el trabajo es el que critica al valiente que intenta trabajar de lo que le gusta…o personas atrapadas en relaciones vacías, que se dedican a criticar al que se atreve a separarse… De ejemplos así hay muchos y son fáciles de ver des de fuera, ¿sabes verlo cuando eres tu el que critica?

 

  • Inseguridad o cobardía.  Puede estar relacionado con la envidia, envidia de aquello que nosotros no tenemos el valor de hacer. Por ejemplo, personas que no se atreven a hacer nada fuera de “lo que está bien, es correcto y está aprobado por la sociedad” y critican los que se salen de la norma establecida. ¿Cuantas personas critican des de el miedo y la seguridad de su zona de confort a aquellos que buscan una vida diferente, una mejor relación, una vida más atrevida, más autonomía, más libertad…etc? ¿Te atreves tú a hacer esto que criticas?

Es por eso que cuando hacemos una crítica, hablamos más de nosotros mismos, que de la persona a la cual estamos criticando. Pero, ¿Y que pasa si eres tú el que recibe las críticas?

 

CUANDO YO RECIBO LAS CRÍTICAS. 

Aprende de la información que la crítica te está ofreciendo (siempre que esta crítica no tenga el único objetivo de hacernos daño, esta tendrá información importante para nosotros).

  • Falta de autoconocimiento. Muchas veces la persona que nos hace una crítica, es alguien que nos conoce y que es probable que no nos quiera hacer un daño gratuito. Pero nosotros cuando oímos esa crítica abrimos los ojos como platos y…¡ no nos podemos creer lo que nos están diciendo! Está claro que la otra persona se puede equivocar o puede estar distorsionando la realidad. ¿Pero siempre se equivoca? Si somos humildes, seguramente descubriremos que ignoramos muchas cosas nuestras, de nuestro comportamiento, de nuestra forma de ser, que en cambio la otra persona tiene muy presente. Antes de poner el grito en el cielo, ¿nos hemos observado lo suficiente? ¿es posible que la otra persona tenga algo de razón aunque nos duela?

 

  • Orgullo. ¿Cuantas veces después de oír una crítica te tiras al cuello de la otra persona? Muchas veces no damos ni tiempo, ni espacio a la reflexión,  no intentamos ver si hay parte de razón o no, ya que nos negamos literalmente a oírlo. ¿En cuantas situaciones no somos capaces ni de dejar que la otra persona finalice su explicación? Nos es tan doloroso el hecho de que pueda tener razón, que no podemos dejar que se explique. No somos perfectos, nos equivocamos y todos tenemos cosas criticables para otros. No oírlas, escucharlas y aceptarlas, no las hace menos reales…siguen estando ahí aunque nos tapemos los oídos. Si somos capaces de apartar el orgullo estas críticas nos ayudarán a crecer como personas.

 

  • No te hagas mala sangre con las críticas. Recuerda que hemos dicho de la persona que critica. Antes de sentirte dolido y llevártelo al terreno personal, intenta ver que dice la crítica de la persona que la hace. Eso te ayudará a empatizar con ella, a comprenderla, ¿puede que tu hayas vivido alguna situación parecida? Recuerda que el que te critica siempre está hablando de él mismo. ¿Qué información te da?

 

  • ¡Sácale partido a la crítica!  Las críticas son bombas cargadas de aprendizaje. ¿Porqué te molesta tanto lo que te están diciendo?, ¿qué no aceptas de ti mism@?, ¿qué no te reconoces?, ¿qué no aceptas del otro?, ¿cómo se ve afectado tu ego?, ¿qué he descubierto con esta crítica que yo no sabía de mí?

Si eres de esas personas que ya han empezado a hacer un trabajo personal y no te hundes cuando oyes una crítica, sino que sabes escucharla, analizarla y aprender de ella, ¡enhorabuena! Des de este punto puedes ver si hay alguna parte de razón en la crítica, si puedes aprender alguna cosas sobre ti, si necesitas trabajar el ego o si en definitiva puedes mejorar o hacer algún cambio que te sea positivo.

Es cuando ponemos el poder en manos de los demás, cuando vivimos a la deriva. Si dependo de la aprobación de otros, de como otros me ven, de lo que piensan de mí… Des de este punto, las críticas se convierten en puñaladas difíciles de llevar, dolorosas y de las cuales poco aprendemos más que sufrimos.

Como todo trabajo personal, no es fácil y requiere de paciencia y practica, pero los resultados valen mucho la pena. Así que te animo a aprender a ver que dicen de ti tus críticas, a no tomarte como personal las críticas de los demás y a sacarle el máximo partido.

Muchas gracias.

Coaching personal.

Gemma Pallàs.

 

 

SobreGemma Pallàs

Em dic Gemma Pallàs i em dedico al acompanyament d'adults i adolescents, per generar seguretat i confiança per viure sense pors.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: